Espacios naturales protegidos de la provincia de Cádiz son alterados, erosionados y contaminados por invasión ilegal de motos de cross, quads y 4×4.

Ecologistas en Acción pide actuaciones decididas y coordinadas de los agentes forestales de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible (CAGPyDS), de los Directores Conservadores de los Parques Naturales afectados, del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil y de las policías locales, para que este uso y abuso no permitido, cese definitivamente.

Ecologistas en Acción denuncia que, durante los días de otoño e invierno, especialmente los lluviosos y con suelos mojados o encharcados, espacios naturales de la provincia, con distintos grados y figuras de protección, sufren una invasión demoledora de vehículos motorizados provocadores de diversos daños ambientales:

– Producen una contaminación acústica insoportable para las personas y el bienestar de la fauna visible y no visible. A veces, caminando por estos espacios o por sus pinares, se tiene la sensación de estar en un verdadero circuito de motociclismo, ya que es frecuente que estos invasores se desplacen en grupos que, para colmo, compiten.

– Alteran y desestabilizan los suelos de los pinares u otros espacios protegidos, organizando unas rodadas que no se recuperarán ni tendrán vegetación en todo el año.

– Erosionan amplias zonas del espacio natural, ya que “lo emocionante” para estos invasores con poca sensibilidad ambiental, es salirse de las pistas o caminos y transitar por medio del campo.

– Acaban con la vegetación herbácea, en muchos casos con especies protegidas o catalogadas como vulnerables, que ya no se recuperan en todo el año.

– Dañan la vegetación arbustiva con pisadas, rotura y quiebra de ramas…, igualmente, a veces, de especies protegidas o vulnerables.

– Dañan la fauna autóctona, asociada al suelo, a veces de difícil percepción y que está iniciando su periodo de reproducción.

Y todo esto ocurre en las salinas de Bonanza, marismas del Guadalquivir y pinar de La Algaida (Sanlúcar de Barrameda), zonas de gran valor ecológico incluidas en el Parque Natural de Doñana. En el Pinar del Hierro y en el Pinar de La Barrosa (en Chiclana). En los Pinares de Roche (en Conil), catalogados como Lugares de Interés Comunitario por la Directiva Hábitats de la UE. En los pinares del Parque Natural de la Breña y Marismas del Barbate. Y también en el Monumento Natural de duna y pinares de Bolonia, en los pinares y sistemas dunares entre Bolonia y Punta Paloma, y en la Colada de la Costa entre Tarifa y Algeciras dentro del Parque Natural del Estrecho. Como hemos indicado, afectando a diversos espacios protegidos y a diversos términos municipales.

Son prácticas que nada tienen que ver con el mundo rural; las realizan personas de las ciudades que, sobre todo en fines de semana, optan por maltratar los espacios que dicen valorar.

Resulta especialmente indignante que estas prácticas de invasión motorizada se lleven a cabo en espacios en los que invertimos dinero público para la preservación de sus valores paisajísticos, florísticos, faunísticos, forestales… Pero parece que determinados poseedores de vehículos tienen licencia para su degradación y destroce.

Las motos y quads, muchas sin matriculación, sin permiso de circulación y sin seguro de responsabilidad civil (como es el caso de muchos “invasores”), tienen su uso prohibido fuera de circuitos cerrados. Por esto, Ecologistas en Acción solicita a los ayuntamientos habiliten circuitos en zona carentes de valores ambientales para estas prácticas motorizadas.

Somos conocedores de que numerosos ciudadanos y paseantes han transmitido sus quejas a través del teléfono de emergencia 112, y de llamadas a la Guardia Civil, pero sus protestas no se han transformado en la vigilancia, control y consecuente sanción por parte de las fuerzas de seguridad del Estado.

Ecologistas en Acción pide que se aplique la Ley, en este caso el Decreto 208/1997, por el que se aprueba el Reglamento Forestal de Andalucía, que en su artículo 104-2 dice: …se prohíbe en los montes públicos: a) La circulación de motocicletas, automóviles y demás vehículos a motor campo a través, por cortafuegos, vías forestales de extracción de madera, vías pecuarias, cauces secos o inundados, y con carácter general, fuera de las vías expresamente previstas para dichos vehículos siempre que no resulte imprescindible para el desarrollo de los aprovechamientos forestales autorizados, la guardería forestal o la prestación de servicios públicos.