‘El viejo boxeador’ es el quinto trabajo discográfico de Marwán, una colección de diez canciones variadas en cuanto a sonido y temática que se grabaron en Sheffield (Inglaterra) bajo la producción de Colin Elliot (Paul Weller, Texas, Kylie Minogue, Ricard Hawley).

Según la nota de prensa de su agencia de comunicación, en el álbum “nos encontramos a un Marwán lleno de luz, dejando atrás la amargura del desamor; optimista, con ritmos y letras que invitan al baile, algo inusual en el registro de la canción de autor; combativo y valiente pese al momento y seguro de su trabajo. No es casualidad que el título y la portada homenajeen a su padre, Salmán. Un refugiado palestino que encontró la paz en nuestro país y que es un referente para el cantautor madrileño. Un ejemplo de lucha y constancia que su hijo Marwán quiere proyectar en este nuevo álbum, que publica tras casi tres años de girar por todos los rincones de nuestro país y algunos países de Latinoamérica, como México”.

“Seguir hacia adelante y las nuevas oportunidades son el denominador común. Hablo de todo tipo de luchas, por la justicia, por el amor, por crecer, por permitirse ser uno mismo, por avanzar, por tus sueños”, señala Marwán. “Aunque la intensidad de siempre aparece, se puede decir que es un disco optimista. Ojiplático. Lo logré”.

El artista se sumerge en diferentes géneros como el swing, el jazz, el rock, el country y, por supuesto, el pop más acústico. Así queda el contenido de ‘El viejo boxeador’:

1. El Viejo Boxeador
2. La Pareja Interminable
3. 5 gramos de resentimiento
4. Siempre estás tú
5. La reina del Jäger
6. El Planeta Desconcierto
7. Tu efecto Mariposa
8. Mi Contradicción
9. La Delicadeza
10. Seguiremos

El actual single promocional del disco es el tema ‘5 gramos de resentimiento‘ con la colaboración de Nach. En palablas de Marwán, la canción es “una oda al derecho a enfadarse, que muchos no nos hemos permitido a menudo, callándonos muchas cosas por el miedo a que no nos quisieran. Esos dictadores interiores que piensan que los dejarán de querer si levantan la voz y esos dictadores exteriores que te dañan y ante los que te quedas callado”.