Los gaditanos apuestan por el transporte público y el conductor alternativo para disfrutar de los carnavales.

25 de febrero de 2020.- Con motivo de los Carnavales de Cádiz, la Jefatura Provincial de Tráfico está incrementando los controles preventivos de alcohol y drogas, además de velocidad, entre los conductores con el objetivo de sacar de la circulación a aquellos conductores que después de haber consumido alcohol o drogas cogen el coche para volver a casa o circulan a velocidades superiores a la permitida.

Durante el primer fin de semana de Carnaval de Cádiz se han establecido controles preventivos en las tres salidas de la ciudad: en la CA-33; en el Puente Carranza y en el Puente de la Constitución en horarios continuados desde la media noche hasta las 13:00 horas del día siguiente, así como ayer lunes hasta las 20:00 horas.

En total los agentes del Subsector de Cádiz de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil realizaron 7.917 pruebas de alcohol y drogas, resultando 162 positivos, es decir un 2%. Asimismo se controló la velocidad a 1.538 vehículos y 41 conductores fueron sancionados por circular a mayor velocidad de la establecida.

Hay que resaltar el hecho de que según la Memoria del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses (INTCF) el 66% de las pruebas realizadas a conductores fallecidos en accidente de tráfico presentaban una tasa superior a tres veces la tasa máxima regulada en el Reglamento de Circulación.

En el caso de las drogas, los fallecidos en accidente de tráfico con resultado positivo a estas sustancias fueron del 19%.

Además, el alcohol no solo está relacionado con una mayor accidentalidad, sino que también supone una mayor mortalidad y lesiones más severas.

Para la Dirección General de Tráfico los controles preventivos son esenciales para poder disfrutar de la fiesta y saber que si se ha bebido es mejor regresar a casa en transporte público u optar por el conductor alternativo, por lo que se continuarán los controles en los días que quedan de carnaval hasta el domingo 1 de marzo, intentando concienciar a todos los ciudadanos de que el alcohol y las drogas son incompatibles con la conducción, y retirando de la circulación a aquellos que hayan consumido.